WikiLeaks: Cuando la verdad es terrorismo

Estándar

wikileaks-450x300

Es impresionante el nivel de hipocresía y secretismos que existen en los gobiernos de hoy en día, y la incapacidad de la gente de procesar en sus mentes que aquella persona que está situada en la parte más alta del poder fue contratada por nosotros. Básicamente estamos buscando alguien que administre bien nuestro dinero y lo invierta en mejorar nuestras vidas.

Entonces se revela todas las acciones que estaba realizando un gobierno (acciones que realizan TODOS los gobiernos, no seamos densos aquí) y repentinamente el hombre que las reveló se vuelve la persona más buscada sobre la faz de la tierra, más aún que aquella persona que perpetró el asesinato en masa más grande de la historia el 11 de septiembre de 2001.

carcel

Mira la imagen de arriba. Piensa y analiza con cual de las fotos te sientes más seguro de salir a trabajar. Prefieres privar de libertad a aquel que publica documentos que perjudican a tu gobierno y les hace quedar mal justamente por todas sus malas acciones. O prefieres tras las rejas a un terrorista que proclama sangre y venganza en el nombre de quien sea, aquel que organizó una tragedia internacional.

Y con toda la razón del mundo muchos gobiernos del mundo han convertido a Assange en persona non grata, y harán todos los esfuerzos para evitar que siga propagando la verdad en el hecho de que la están cagando completamente y no quieren que sus empleadores lo sepan. Se podría tomar como analogía a un cajero que roba 100 $ de la caja, lo ven las cámaras de la tienda y el dueño lo despide. El cajero procede a hacer una búsqueda de sangre al técnico que instaló las cámaras por revelar que estaba robando y que encima exista gente que justifique las acciones del cajero.

Encima está el uso de métodos completamente ilegales aplicados contra el creador de WikiLeaks. MasterCard y Visa negaron la transferencia de fondos, a pesar de admitir donaciones a organizaciones como el maldito Ku Klux Klan. Ya con eso deberías tener un indicio de lo podrida que está la infraestructura del mundo y de lo corruptas que son todas las organizaciones, desde la casa blanca hasta el abasto de la esquina.

La lucha por la libertad de expresión continuará, sin duda bajo el temor de que se desate una guerra mundial cibernética, cuyos indicios ya están a la luz, tras los ciberataques perpetrados por Anonymous. Esto es solo el comienzo de una cantidad de acciones que pueden tener repercusiones graves a futuro. Y todo porque a una persona se le ocurrió decir la verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s