La Pena de Muerte

Estándar
Paises con la pena de muerte.

Paises con la pena de muerte.

“Tomar una vida cuando otra ha sido perdida es venganza, no justicia” – Desmond Tutu

Uganda quería la pena de muerte para las personas homosexuales, y aquellos que tuvieran contacto con los mismos. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como el control artificial y arbitrario de precios de productos, sin importar la oferta y la demanda de los mismos y su influencia en el mercado.

En Arabia Saudita, un hombre estaba sentenciado a la pena de muerte por hacer un tweet sobre el profeta Mohamed. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como el incitar al desorden y saqueo, y celebrar un golpe de estado; día fatídico donde se cometieron actos como el asesinato de una menor de edad, como fecha patria.

El político estadounidense Newt Gringich quería introducir leyes para la pena de muerte por posesión de tan poco como 2 onzas de marihuana. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como elegir ministros y candidatos a dedo, sin importar sus competencias y procedencias geográficas.

Un turista estadounidense enfrento la pena de muerte en Corea del Norte, por tomarle una foto a un niño de la calle. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como expulsar a diplomáticos, cineastas y ciudadanos de un país al que resienten, con la más mínima evidencia circunstancial.

John Thompson paso 18 años en cárcel, esperando la pena de muerte por un crimen que no cometió, para ser salvado gracias a la suerte de tener un equipo de abogados defensores dedicados, que encontraron evidencia exonerando a John, la cual había sido ocultada por la fiscalía con el único propósito de no perder el juicio, abogados fiscales que no sufrieron represalias y continúan ejerciendo “la ley”. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como enviar a personas a la cárcel sin juicio, sin evidencia, de acuerdo a la pintura política que estos manejen.

Alan Gell y Darryl Hunt fueron exonerados tras años en la cárcel esperando a la pena de muerte, debido a que los abogados fiscales ocultaron evidencias sobre sus respectivas inocencias. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como limitar el trámite de divisas, devaluar el bolívar nuevamente o aumentar la gasolina, mientras mantienen los precios bajos del resto de los productos con controles artificiales draconianos.

¿Y qué pasa con los que no exoneran? ¿Y qué pasa si la evidencia que podría exonerar a un ser humano inocente de ser asesinado por el todopoderoso estado llega demasiado tarde?

No existe ningún tipo de evidencia de que la pena de muerte haya reducido índices de asesinatos en Estados Unidos. Comparando estos índices, se observa que en estados sin la pena de muerte, el promedio es más bajo que en estados con la misma. Ningún sistema judicial es perfecto, así que al apoyar la pena de muerte debes apoyar a su vez el riesgo de asesinar a un ser humano inocente, de tener su sangre en tus manos y tu consciencia. Querer la pena de muerte te hace cómplice de asesinato, crimen mismo que por el que paradójicamente pudieras ser sentenciado a la pena de muerte.

Todo por querer una especie de justicia al ojo por ojo, diente por diente, una justicia de tiempos barbáricos que simplemente genera más violencia, evocando más dolor, y muy difícilmente brindándole un cierre emocional verdadero a las víctimas de tan despiadado acto como lo es el quitar una vida humana.

Ciertamente hay muchas personas degeneradas que cometen estos crímenes sin ningún tipo de impunidad. Pero la solución está en eso. En la impunidad. En solucionar el hecho de que los criminales en este país la llevan ganando y se salen con la suya. En aplicar las leyes actuales, reformar en castigos más severos para aquellos que no tengan esperanza de ser rehabilitados.  Si al punto de la muerte vamos, para que les vas a dar una salida tan fácil, más fácil que pasar el resto de tu vida completamente solo tras las rejas, o realizando trabajos forzados para pagar tu deuda con la sociedad.

Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como dejar que las cárceles se conviertan en fortalezas para malandros y asesinos, donde pueden manejar sus organizaciones criminales y reclutar libremente a nuevos miembros de bandas delictivas, hacer fiestas cada fin de semana, traficando armas y drogas, planeando secuestros, mientras tú te mueres de miedo en tu casa, rogando a que estos pranes no se den cuenta de tu existencia de clase media.

Confiemos entonces en que este gobierno dicte siempre sentencias justas de muerte, y seamos todos cómplices de más ciudadanos muertos. Eso es exactamente lo que necesita Venezuela.

Y pensar que fuimos el primer país en la historia en abolir la pena de muerte.

“La pena de muerte es el asesinato más premeditado” – Albert Camus

Fuentes:

http://americablog.com/2012/11/uganda-death-penalty-gays.html

http://www.amnesty.org/en/for-media/press-releases/death-penalty-fear-tweeter-facing-forcible-return-saudi-arabia-malaysia-201

http://www.alternet.org/newsandviews/article/747692/gingrich_proposed_the_death_penalty_for_pot_–_even_though_he_admitted_to_smoking_it/

http://www.nytimes.com/2011/04/10/opinion/10thompson.html?_r=2

http://www.deathpenaltyinfo.org/node/1049

http://www.theguardian.com/world/2013/apr/27/american-death-penalty-north-korea

http://www.omg-facts.com/Celebs/Bill-Cosby-Fought-Against-Giving-The-Dea/52245

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s