La Pena de Muerte

Estándar
Paises con la pena de muerte.

Paises con la pena de muerte.

“Tomar una vida cuando otra ha sido perdida es venganza, no justicia” – Desmond Tutu

Uganda quería la pena de muerte para las personas homosexuales, y aquellos que tuvieran contacto con los mismos. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como el control artificial y arbitrario de precios de productos, sin importar la oferta y la demanda de los mismos y su influencia en el mercado.

En Arabia Saudita, un hombre estaba sentenciado a la pena de muerte por hacer un tweet sobre el profeta Mohamed. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como el incitar al desorden y saqueo, y celebrar un golpe de estado; día fatídico donde se cometieron actos como el asesinato de una menor de edad, como fecha patria.

El político estadounidense Newt Gringich quería introducir leyes para la pena de muerte por posesión de tan poco como 2 onzas de marihuana. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como elegir ministros y candidatos a dedo, sin importar sus competencias y procedencias geográficas.

Un turista estadounidense enfrento la pena de muerte en Corea del Norte, por tomarle una foto a un niño de la calle. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como expulsar a diplomáticos, cineastas y ciudadanos de un país al que resienten, con la más mínima evidencia circunstancial.

John Thompson paso 18 años en cárcel, esperando la pena de muerte por un crimen que no cometió, para ser salvado gracias a la suerte de tener un equipo de abogados defensores dedicados, que encontraron evidencia exonerando a John, la cual había sido ocultada por la fiscalía con el único propósito de no perder el juicio, abogados fiscales que no sufrieron represalias y continúan ejerciendo “la ley”. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como enviar a personas a la cárcel sin juicio, sin evidencia, de acuerdo a la pintura política que estos manejen.

Alan Gell y Darryl Hunt fueron exonerados tras años en la cárcel esperando a la pena de muerte, debido a que los abogados fiscales ocultaron evidencias sobre sus respectivas inocencias. Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como limitar el trámite de divisas, devaluar el bolívar nuevamente o aumentar la gasolina, mientras mantienen los precios bajos del resto de los productos con controles artificiales draconianos.

¿Y qué pasa con los que no exoneran? ¿Y qué pasa si la evidencia que podría exonerar a un ser humano inocente de ser asesinado por el todopoderoso estado llega demasiado tarde?

No existe ningún tipo de evidencia de que la pena de muerte haya reducido índices de asesinatos en Estados Unidos. Comparando estos índices, se observa que en estados sin la pena de muerte, el promedio es más bajo que en estados con la misma. Ningún sistema judicial es perfecto, así que al apoyar la pena de muerte debes apoyar a su vez el riesgo de asesinar a un ser humano inocente, de tener su sangre en tus manos y tu consciencia. Querer la pena de muerte te hace cómplice de asesinato, crimen mismo que por el que paradójicamente pudieras ser sentenciado a la pena de muerte.

Todo por querer una especie de justicia al ojo por ojo, diente por diente, una justicia de tiempos barbáricos que simplemente genera más violencia, evocando más dolor, y muy difícilmente brindándole un cierre emocional verdadero a las víctimas de tan despiadado acto como lo es el quitar una vida humana.

Ciertamente hay muchas personas degeneradas que cometen estos crímenes sin ningún tipo de impunidad. Pero la solución está en eso. En la impunidad. En solucionar el hecho de que los criminales en este país la llevan ganando y se salen con la suya. En aplicar las leyes actuales, reformar en castigos más severos para aquellos que no tengan esperanza de ser rehabilitados.  Si al punto de la muerte vamos, para que les vas a dar una salida tan fácil, más fácil que pasar el resto de tu vida completamente solo tras las rejas, o realizando trabajos forzados para pagar tu deuda con la sociedad.

Pero nuestro gobierno no se atrevería a cometer una locura, como dejar que las cárceles se conviertan en fortalezas para malandros y asesinos, donde pueden manejar sus organizaciones criminales y reclutar libremente a nuevos miembros de bandas delictivas, hacer fiestas cada fin de semana, traficando armas y drogas, planeando secuestros, mientras tú te mueres de miedo en tu casa, rogando a que estos pranes no se den cuenta de tu existencia de clase media.

Confiemos entonces en que este gobierno dicte siempre sentencias justas de muerte, y seamos todos cómplices de más ciudadanos muertos. Eso es exactamente lo que necesita Venezuela.

Y pensar que fuimos el primer país en la historia en abolir la pena de muerte.

“La pena de muerte es el asesinato más premeditado” – Albert Camus

Fuentes:

http://americablog.com/2012/11/uganda-death-penalty-gays.html

http://www.amnesty.org/en/for-media/press-releases/death-penalty-fear-tweeter-facing-forcible-return-saudi-arabia-malaysia-201

http://www.alternet.org/newsandviews/article/747692/gingrich_proposed_the_death_penalty_for_pot_–_even_though_he_admitted_to_smoking_it/

http://www.nytimes.com/2011/04/10/opinion/10thompson.html?_r=2

http://www.deathpenaltyinfo.org/node/1049

http://www.theguardian.com/world/2013/apr/27/american-death-penalty-north-korea

http://www.omg-facts.com/Celebs/Bill-Cosby-Fought-Against-Giving-The-Dea/52245

Un Ogro, Un Pastel y Una Pistola

Estándar

Imagina que estás en una ciudad muy grande. Una ciudad en la que nunca has estado antes y te encuentras caminando un callejón oscuro, estás perdido y algo asustado. Son las 3 de la mañana y no hay nadie cerca, estás completamente solo.

De la oscuridad surge un ogro. El ogro se acerca sigilosamente a ti y te amarra con una mano. El ogro mide 4 metros de altura y pesa unos 300 kilos de puro músculo. No hay forma de librarte de sus garras. A pesar de que puedes gritar por ayuda, sabes que nadie te escuchará. Estás en graves problemas.

Con su mano libre, el ogro saca una pistola y la apunta a tu frente. Se acerca a ti y te susurra al oído: “¿Tú me amas?”. Esto te deja atontado, no sabes que decir cuando el ogro procede a explicarte la situación: “Si me amas, te haré un pastel, pero si no me amas te mataré y te convertiré en un zombi”.

¿Es el ogro un ser con moral? Por supuesto que no. Ahora cambiemos la situación ligeramente, aumentando el nivel de recompensa y castigo.

El ogro te pregunta “¿Tú me amas?”. Ahora te dice que si lo amas, podrás vivir junto a el en un lugar de felicidad y belleza eterna, un verdadero paraíso. Pero si no lo amas, te matará por el resto de la eternidad mientras nadas en un lago de fuego.

Esto, en esencia, es la historia del Cristianismo.

Fuente: Reddit

Mandamientos de tiempos modernos

Estándar

Escrito originalmente por Penn Jillette, con un toque de comedia pero mucha sabiduría:

1. Los mayores ideales son la inteligencia, creatividad y el amor. Respeta esto sobre todas las cosas.

2. No pongas cosas o ideas sobre otros seres humanos (Gritemos y discutamos sobre Mac vs. PC, Solar vs. Nuclear, Capitalismo vs. Socialismo, Rock vs. Pop – Pero cuando tu casa se esté incendiando, estaré ahí para ayudarte.)

3. Di lo que piensas, incluso cuando hables contigo mismo. (Lo que era un juramento a Dios ahora debe ser respeto por ti mismo.)

4. Deja tiempo para descansar y pensar. (Si eres religioso, será tu día sabático; si eres un mago de Las Vegas, será el día con menos ingresos.)

5. Estar presente para tu familia. Ama a tus padres, tu pareja y tus hijos. (El Amor es más profundo que el honor, los padres importan, pero también tu pareja e hijos.)

6. Respeta y protege toda vida humana. (Muchos creen que “No matarás” se refiere a las personas de la misma tribu. Debe ser toda la vida humana.)

7. Mantén tus promesas. (Si no puedes ser exclusivo sexualmente a tu esposa, no hagas el trato.)

8. No robes. (Esto incluye trucos de magia y chistes – ¡Tu sabes quién eres!)

9. No mientas. (A menos que seas un mago y sea parte de tu trabajo. ¿Eso exonera a los políticos también?)

10.  No gastes mucho tiempo deseando, esperanzando y envidiando; te volverá loco de bolas.

El discurso más grandioso de la historia

Estándar

Traducción a Español:

Lo siento, pero no quiero ser un Emperador, no es mi negocio. No quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todos si es posible, judíos, gentiles, hombres negros, blancos. Todos queremos ayudarnos mutuamente,  así son los seres humanos. Queremos vivir con la felicidad de otros, no con la miseria de otros. No queremos odiarnos y despreciarnos. En este mundo hay espacio para todos y la tierra es rica y puede proveer para todos.

El camino de la vida puede ser libre y hermoso. Pero hemos perdido el camino.

La envidia ha envenenado el alma de los hombres, a asediado al mundo con odio; nos ha engañado y llevado a la miseria y derramamiento de sangre.

Hemos desarrollado velocidad, pero nos hemos encerrado: máquinas que dan abundancia nos dejan en necesidad. Nuestro conocimiento nos ha vuelto cínicos, nuestro ingenio duros y crueles. Pensamos mucho y sentimos poco: más que maquinaria necesitamos humanidad; más que ingenio necesitamos bondad y gentileza.

Sin esas cualidades, la vida será violenta y todo estará perdido.

El aeroplano y la radio nos ha acercado. La naturaleza de estos inventos se basa en la bondad del hombre, implora por la hermandad universal, por la unidad de todos. Incluso ahora mi voz llega a millones alrededor del mundo, millones de hombres desesperados, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace que los hombres torturen y aprisionen a inocentes. A aquellos que me escuchan les digo “No desesperen”.

La miseria que está con nosotros no es más que el pasar de la avaricia, la amargura de hombres que temen al progreso humano: El odio de hombres pasará y los dictadores morirán y el poder que tomaron de la gente, regresará a la gente y mientras los hombres mueran, la libertad nunca perecerá…

Soldados: no se entreguen a brutos, hombres que los desprecian y esclavizan, que rigen sus vidas, diciéndoles que hacer, que pensar y que sentir, que te explotan, te someten, te tratan como ganado, como carne de cañón.

No se entreguen a estos hombres no naturales, hombres máquina, con mentes de máquina y corazones de máquina. Ustedes no son máquinas. No son ganado. Son hombres. Tienen el amor de la humanidad en sus corazones. No odian, solos los no amados odian. Solo los no amados y no naturales. Soldados: no luchen por la esclavitud, luchen por la libertad.

En el decimoséptimo capítulo de San Lucas está escrito: “El reino de Dios está en el hombre” No un hombre, no un grupo de hombres, en todos los hombres; en ustedes, la humanidad.

La humanidad tiene el poder, el poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad. Ustedes tienen el poder de hacer una vida libre y hermosa, de hacer de la vida una asombrosa aventura. Entonces en el nombre de la democracia usemos ese poder, unámonos todos. Luchemos por un nuevo mundo, un mundo decente que dará al hombre la oportunidad de trabajar, que les dará el futuro de envejecer y seguridad. Por la promesa de estas cosas, brutos se han alzado al poder, pero mienten. No cumplen sus promesas, nunca lo harán. Los dictadores se liberan a si mismos pero esclavizan a la gente. Ahora luchemos por cumplir esta promesa. Luchemos por liberar el mundo, por eliminar las barreras nacionales, eliminar la codicia, con odio e intolerancia. Luchemos por un mundo de razón, un mundo donde la ciencia y el progreso llevarán a la felicidad de todos los hombres.

¡Soldados! En el nombre de la democracia, ¡Unámonos!

9/11

Estándar

Richard Dawkins

“Muchos veíamos a la religión como una tontería inofensiva. Creencias sin evidencia para soportarlas, pero pensamos que la gente necesitaba un soporte para consolación, no había daño. El 11 de Septiembre cambio todo. La fe revelada no es más una tontería inofensiva, sino una tontería letal y peligrosa. Peligrosa porque le da a la gente una confianza irrompible sobre su propio sentido de justicia. Peligrosa porque les da un falso coraje para suicidarse, lo que automáticamente remueve las barreras en matar a otras personas. Peligrosa porque enseña enemistad a otros únicamente por diferencias basadas en tradición heredada. Y peligrosa, porque les debemos un extraño respeto, que protege únicamente a la religión de cualquier crítica normal.  Es hora de dejar de ser respetuosos.” — Richard Dawkins